sábado, 11 de julio de 2009

Perdón pero, de nada.

Perdón mujer te dejé llorar, perdón, casi te dejo caer. Perdón el llanto no te dejó respirar, perdón casi me voy de tu cuerpo, casi me entrego con moño, igual me abrí completamente. Perdón por cumplir la función que debería otro , pero de nada, fuiste feliz. Perdón por manejar tu cuerpo, pero de nada, no muchas veces me equivoqué. Perdón por no hacerte razonar y sólo sentir, pero de nada, en mi, no entra eso llamado rencor. Perdón Johanna pero me sentí como un imán, sentí una maravillosa electricidad, pero de nada, estoy creciendo, como vos, aunque puede que yo esté un poco más grande.
Perdón por hacerte olvidar de la realidad o mejor dicho por hacértela ver pintada con el mismo color... rosa.
Perdón por hacer mover tus labios y piernas, pero de nada, acaso ¿No ves? cada vez más lejos llegás.
Y por último no por eso menos importante, perdón por hacerte sentir que estaba ausente, te asustaste, pensaste que me había ido para siempre, suelo hacer esas cosas, pero no fue por maldad sino que quería demostrarte que podes mucho más de lo que crees ¿Cómo se te ocurrió eso? ¡Es una locura! sin mi, no podes ser feliz ¿Por qué? porque en tu forma de vivir la vida, YO decido, tus manos son mías.
No estés mal, no te preocupes y no me pidas perdón, yo estoy bien.
... sé cómo te sentís y tal vez no sea como decís, pero mejor decime te perdono, necesito escuchar tu voz.
¿Me mentiste cuando me contaste aquella vez eso de que nunca te habías sentido así?
No, no te mentí.
Entonces yo te perdono y gracias por manejarme, gracias por decidir por mi, yo te perdono corazón.

3 comentarios:

Andrés dijo...

no hay nada peor para esta seriedad que tomársela en serio


o es que no escuchás a drexler?

La niña de los ojos verdes dijo...

Perdon...
Yo también deberia pedir perdon...

Un beso :*

Luis dijo...

wau...interesante...lindo blog