miércoles, 23 de febrero de 2011

Es eso que nos da ganas de salir corriendo. Buscar automáticamente luz debajo de una puerta. Comer muchas cosas dulces para quitarse ese sabor amargo. Eso que no nos deja ver. Que muchas veces nos deja congelados. Perdemos hasta a veces cosas demasiado perfectas, por esta sensación en el estómago. Que sube y baja, y nos hace respirar más rápido. Nos hace correr hacia unos brazos. Que nos hace sentir chiquitos de nuevo. Eso que hace que perdamos todo lo que aprendimos durante el crecimiento, se esfuma en un segundo, como si nunca hubiera existido. Nos hace perdonar, gritar, y hasta sentirnos culpables. En ese momento, por eso, pedimos de rodillas otra oportunidad. Pedimos por favor como nos enseñó mamá desde que nacimos, pero de la forma más conveniente, la mayoría suele ser así. Es eso, es el miedo.

1 comentario:

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine